La Felicidad es una Búsqueda que dura toda la Vida

Se puede vivir de muchas maneras, y ser feliz en cada una de ellas. Pico della Mirandola dice que la dignidad humana reside en la capacidad que tenemos de escoger cómo vivir.

Y podemos escoger estar bien o mal.

Y ahí está el truco y la trampa de la libertad.

Por eso  la felicidad debe construirla cada uno.

La felicidad habría que, en todo caso, definirla como el mantener esa búsqueda, que es como mantener el deseo de seguir viviendo, las ganas de vivir,pese a todo, porque en la vida humana hay muchas limitaciones, muchas contingencias, muchas frustraciones. Pese a todo eso, el saber superar todas esas adversidades, y mantener el deseo de vivir.

Una lección que nos dan todos los filósofos, y quizá los que más insisten en ello son los estoicos, que son los que hacen una filosofía más dirigida a un programa de vida, un programa de vida teniendo en cuenta que ocurren muchas cosas que no dependen de nosotros, por ejemplo, la muerte.

Por lo tanto, hay que despreocuparse de todo aquello que no podemos modificar, del todo.

Porque la forma de morir, incluso la forma de enfermar, o la forma de hacer frente a las enfermedades, o al dolor, la podemos ir modificando.

Ese es el aprendizaje, precisamente.

Hoy, cuando hablábamos de cómo enseñar a ser feliz, parece que buscamos una fórmula, que buscamos la asignatura que nos enseña a ser felices.

O la píldora que nos de la felicidad, ¿no?

Y no se trata de eso, porque, en el fondo, esa vida buena, que es, como dice Aristóteles, en lo que consiste la felicidad, es un esfuerzo constante del individuo.

Saber distinguir lo que vale la pena de lo que no, lo que merece un esfuerzo de lo que no, lo que merece una lágrima de lo que no, también convertir las emociones en sentimientos que deben cultivarse, o que no deben cultivarse, y en qué ocasiones hay que cultivar unos sentimientos, o no.

Todo eso son lecciones que han dado los filósofos, de una forma u otra, y todo eso es un aprendizaje, a un niño, a un bebé, nadie le ha enseñado cuándo debe estar alegre y cuándo debe llorar, con el tiempo se le va enseñando a controlar la tristeza, y también la alegría.

Y yo creo que ese es el aprendizaje que necesita la búsqueda de la felicidad, yo creo que la cultura es un recurso fundamental si somos capaces de hacer lo que la cultura exige, que es el cultivo de uno mismo a través de la lectura, a través del teatro, a través de la música, del arte… de todo aquello que se ha convertido en un acervo cultural de la humanidad, que siempre tiene algo que decirnos y enseñarnos, y que uno no adquiere si no hace el esfuerzo de aprender a adquirirlo.

Esa, para mí, es la verdadera autoayuda. .